Números

La coyuntura del 1 de julio de 2018. ¿El inicio de la construcción de un nuevo régimen en México?

Luis Méndez

El 1 de diciembre de 1982, México vivió una importante coyuntura política con el presidencial anuncio del  n del régimen nacionalista revolucionario y el inicio de otro de libre mercado sustentado en una ideología neoliberal. El 1 de julio de 2018, después de seis sexenios de preocupante inestabilidad económica, política y social, se exhibió nuevamente la posibilidad histórica de concretar un cambio que refunde el Estado nacional. Con este trabajo se pretenden dos grandes objetivos: uno, explicar por qué se entienden aquí como coyuntura los resultados obtenidos por Morena en este último proceso electoral; dos, cómo en lo inmediato, a partir de estos sorpresivos resultados electivos, se advirtió un cambio radical no sólo en las fuerzas que componen la clase política, sino también en el sistema de partidos y en su distribución geográfica. Con base en lo anterior, sin olvidar que esta como cualquier coyuntura se define desde la posibilidad, me atrevo a sugerir en este escrito que las particularidades que mostró la competición electoral de julio perfilan un proyecto de nación que, sin abandonar su pertenencia al mundo global, pretende, al menos desde el discurso político, inclinarse decididamente hacia una singular forma de nacionalismo legitimado a través de una ideología de izquierda popular; esta reconfiguración sustancial del orden político actual impactará seguramente las particulares formas en que hoy se expresa la alternancia política (la partidocracia), pero nada asegura todavía que la nueva situación signifique necesariamente un cambio de régimen, ni siquiera se garantiza el fortalecimiento de las débiles estructuras de democracia procedimental que hoy nos determinan.

Artículo en línea:

Descargar PDF