Números

Defender los derechos, defende la protesta

Raymundo Espinoza

La continuidad progresiva de la política económica neoliberal ha puesto las condiciones de la violencia estructural que hoy padece la sociedad mexicana. Ante la grave desatención de las necesidades populares y el desamparo institucional, los actores sociales y la población en general asumen el lenguaje de los derechos y encuentran en la protesta una vía para ser escuchados y reclamar su reconocimiento y observancia efectiva. En medio de la batalla en contra de las injusticias y los poderes salvajes, las manifestaciones públicas, al igual que otras formas de expresión de la inconformidad y el hartazgo, asumen la lucha por los derechos y se convierten en mecanismos socialmente necesarios para su resguardo y exigencia. Frente a los embates de la crisis económica mundial y la acciones represivas que el Estado mexicano ha emprendido para sostener y profundizar el actual régimen de privilegios, despojos generalizados y subordinación a la economía norteamericana, la defensa de la democracia constitucional requiere de la reivindicación de la protesta social no sólo como una práctica legítima, sino fundamentalmente como un derecho.

Artículo en línea:

Descargar PDF